México libre, justo y soberano en el Siglo XXI (síntesis)

Propuesta para elaborar un proyecto histórico de desarrollo (síntesis)

¿Porqué la gran mayoría de los pueblos del mundo, como es el caso de México, a pesar de que la apabullante mayoría de sus integrantes son ciudadanos honestos y trabajadores, cuentan con gobiernos integrados, casi sin excepción, por personajes corruptos –no en pocos casos analfabetas funcionales– representantes de los intereses de minorías insignificantes por su cantidad pero sumamente poderosas?

Una primera respuesta podría ser que se debe a la falta de conciencia política. ¿Pero que causa la falta de conciencia política? Dos, al menos, son factores determinantes: el desconocimiento de la historia y una educación inapropiada. ¿Pero acaso ambas condiciones son resultado del azar o de la “irresponsabilidad” individual? Definitivamente no. Existe una deliberada campaña desde las estructuras del Estado en manos de gobiernos representantes de las minorías aludidas y las organizaciones estas últimas, como los medios de comunicación social (MCS), por generar desconocimiento de la historia y una inapropiada educación como razones de fondo de la falta de conciencia política en la enorme mayoría de la población.

Existen sectores de vanguardia que ofrecen resistencia y ardua lucha en condiciones de absoluta inequidad, tal los casos –por citar dos de mayor actualidad– de los maestros que desde distintas organizaciones se enfrentan al gobierno en repudio a la mal llamada reforma educativa; o el de las innumerables organizaciones de familiares y amigos de las decenas de miles de desaparecidos y más de 150,000 asesinados como consecuencia de la llamada “guerra contra el narcotráfico”.

El Centro de Estudios Estratégicos Nacionales (CEEN) se propone contribuir a al establecimiento de bases sólidas a partir de las cuales se modifique el actual estado de cosas a favor de las grandes mayorías populares en el marco de un cambio radical, imprescindible, para nuestro país.

El documento México libre, justo y soberano en el Siglo XXI, propuesta para elaborar un proyecto histórico de desarrollo, propone algunas tesis fundamentales y la metodología para la elaboración social de un proyecto histórico de desarrollo de los mexicanos en el siglo XXI.

El proceso de elaboración de este proyecto histórico de desarrollo debe ser  también un proceso político, que articule múltiples sujetos sociales en todo el territorio nacional; que actúen de manera coordinada en sus luchas particulares, para construir un sujeto político-social a escala nacional; con fuerza moral y política capaz de modificar la actual correlación de fuerzas de la estructura de poder; bajo la guía de un proyecto histórico compartido, que fortalece la identidad como pueblo mexicano, da unidad de propósito sobre el futuro de México como Estado Nación;  así como dirección, sentido e impulso a la articulación de diversos sujetos y luchas sociales; desde el momento actual, durante la coyuntura electoral y federal de 2018 y en el futuro; que conduzcan a México hacia un proyecto histórico de desarrollo propio de los mexicanos ante la globalización.

La necesidad de recuperar el proyecto histórico de desarrollo propio de los mexicanos ante la globalización, y ante el expansionismo neocolonialista estadounidense, no es una opción, sino un imperativo ético y racional.

Ofrecemos aquí una apretada y muy probablemente incompleta– síntesis del documento México libre, justo y soberano en el Siglo XXI, propuesta para elaborar un proyecto histórico de desarrollo, con el propósito de motivar y debatir su versión completa. Todo lo que en el documento se expone está sujeto a discusión.

 

Introducción

Existe una insuficiente discusión teórica y filosófica para formular la condición del capitalismo y de la humanidad al inicio del siglo XXI.

El neoliberalismo como ideología manifiesta el triunfo rotundo de sus promotores al comprobarse el incumpliendo de las expectativas de prosperidad que generaron (y nunca pretendieron cumplir) y el cumplimiento de sus verdaderos propósitos: la reducción a su mínima expresión del poder del Estado y la concentración de la riqueza en cada vez menos manos. Ante la ausencia de un verdadero debate filosófico, teórico e ideológico en nuestra Nación, los promotores del neoliberalismo pretenden –y están logrando– profundizarlo, con base en el planteo de “asumir el fracaso” (de las expectativas generadas, que no de sus verdaderos objetivos), una consecuente “autocrítica” y posibles “ajustes”, para perpetuarse.

Las múltiples crisis multidimensionales del capitalismo en el mundo, son el escenario ante el cual se debe entender la crisis e inviabilidad de la economía política tributaria y dependiente que se ha establecido en México.

La inminente pérdida de soberanía nacional y condición de nación soberana e independiente ante los Estados Unidos de América, sitúan a México ante una disyuntiva histórica: involucionar en colonia estadounidense con un régimen de Apartheid; o recuperar la soberanía ante las fuerzas de la globalización y participar bajo condiciones de interdependencia en el sistema internacional.

Sólo la segunda alternativa permitiría a los mexicanos ampliar sus libertades, justicia, democracia y desarrollo integral y sustentable.

¿Es posible modificar el capitalismo tributario y dependiente mexicano, ante las fuerzas de la globalización? Sí, sí es posible esta transformación. No sólo es posible, sino que es un deber histórico.

 

Tesis sobre filosofía de la historia. (Fundamento filosófico)

Como herencia del pensamiento griego al mundo, la demostración filosófica tiene consecuencias políticas prácticas y éticas, pues obliga al reconocimiento de aquello que se demuestra verdadero y al rechazo de lo que se demuestra falso.

La conciencia ética de la injusticia es el motor del pensamiento histórico crítico, que no se propone simplemente entender el mundo de manera diferente, sino transformarlo éticamente (Tesis sobre Feuerbach).

Los  oprimidos del mundo disponen de este conocimiento, en la medida que luchan. El pensamiento ético-crítico se construye en las luchas por la justicia.

 

Tesis sobre el concepto de ser humano

Libertad no es instinto; sino consciente autodeterminación de la voluntad ante el discernimiento ético que distingue bien y mal. Es imposible ser libre sin autoconsciencia ética. La realización de la libertad de todo humano exige el desarrollo de su conciencia ética. Lo natural en todo humano es el impulso instintivo de todo viviente a la dominación e imposición a otros del poder e interés particular.

Ser humano no es algo natural; todo humano debe hacerse humano por la auto-consciente auto-determinación ética de su propia voluntad. Ser humano no es un hecho, sino un deber: no se es humano de suyo y de manera natural; sino que todo humano tiene el imperativo de hacerse humano (Miranda). Conforme a Hegel, es imposible la existencia de un yo sin un tu, sin un otro. Es imposible la existencia humana desvinculada de otros seres humanos.

La realidad de todo ser humano es la intersubjetividad, sin la cual es imposible la autoconsciencia y la propia subjetividad. Hacerse humano es imposible fuera de la relación ética con otros humanos: ser humano se hacerse humano para sí y para los demás. Cada uno de los seres humanos existentes es lo único que puede ser considerado fin en sí mismo. El imperativo ético obliga a todo humano a reconocer a todo otro humano como fin en sí mismo.

 

Tesis sobre la igualdad de todo ser humano

La prelación de la voluntad e interés individual y egoísta, sobre la realidad del deber que expresa el imperativo ético, no tiene ningún fundamento. El egoísmo o individualismo no puede prevalecer sobre el deber de reconocer a los otros como fines en sí mismos. Por la misma razón, no tiene fundamento cualquier categoría diferenciadora  de jerarquía de los seres humanos, desde el punto de vista de sus derechos y deberes.

 

Tesis sobre la justicia como finalidad de la historia humana

La finalidad de la historia humana es hacer justicia; no es la auto-conservación instintiva que mantiene la naturalidad de la dominación; sino superar dicha naturalidad, al hacer justicia desde la libertad imperada por lo ético.

Justicia es reconocer en la historia humana, y para todos y cada uno de los humanos existentes, la realidad de su condición de fines en sí mismos; y de su igualdad absoluta de libertad y dignidad, y por lo tanto de derechos y deberes.

El universo de humanos vinculados intersubjetivamente por derechos y deberes, es decir por lo ético, es el Estado.

El gobierno no es el Estado. El gobierno es el sistema de poderes e instituciones públicas establecidas por el derecho.

Todo gobierno es decisión de los humanos que participan en el Estado. Todo gobierno es contingente del Estado. Esta tesis sustenta la supremacía de la soberanía del Pueblo sobre el gobierno, y su poder para modificar el régimen político del Estado (Artículo 39 Constitucional).

El poder de las minorías dominantes es el ocultar a la consciencia de otros humanos la realidad de su igualdad intrínseca de libertad y dignidad, e imponerles por la fuerza aceptada o resistida, su degradación en objetos para realizar intereses egoístas y particulares que no tienen ningún fundamento en tanto que dominación.

El derecho de los pueblos a la libertad, la soberanía y a la justicia, tiene prelación sobre cualquier forma de gobierno. Por eso existe el derecho de resistencia y oposición ante cualquier sistema injusto, así como el derecho de cambiar cualquier régimen político cuya voluntad recalcitrante suprima la libertad y justicia del conjunto.

 

Tesis sobre la crueldad del capitalismo informacional global.

(Fundamento científico sobre las causalidades históricas contemporáneas)

 

Tesis sobre el capitalismo

El capitalismo tiene como finalidad la maximización y acumulación de ganancias materiales por parte de quienes detentan la propiedad privada de los medios de producción, en sus formas financiera, industrial y de servicios.

La democracia representativa en el capitalismo sólo representa y reproduce, con distintos grados de injusticia, el poder del capital. Por lo tanto, el gobierno capitalista es, en distinta medida, intrínsecamente injusto.

El capitalismo contiene una doble inmoralidad: la enajenación del trabajo humano y la enajenación de la consciencia; una degrada su vida y la otra su realización ética como ser humano libre.

La permanente construcción de la subjetividad enajenada, por todos los medios e instituciones del poder del Estado, es condición de posibilidad del mantenimiento de las relaciones de poder en el capitalismo (Gramsci).

La injusticia e irracionalidad del capitalismo contemporáneo pone en riesgo inminente la existencia de la vida humana, al establecer una relación inmoral e irracional con la natura.

 

Tesis sobre el capitalismo informacional global

Conforme a Manuel Castells, el capitalismo informacional global es una forma endurecida de capitalismo, en el que sus fines de acumulación e irracionalidad se elevan a un nivel superior; en tanto que dispone de innumerables medios que ofrece la revolución tecnológica, que difunde la ideología de este capitalismo de manera directa en la tecnología, la cultura y las nuevas redes de comunicación e información.

En el capitalismo informacional global se dan cambios sustanciales:

1.- Aumento exponencial de capacidades productivas sustentadas en la automatización y robotización de todas las actividades humanas; desarrollo de nuevas fuentes de energía y materiales, sobre la base de la revolución tecnológica digital.

2.- Acelerado proceso de concentración y centralización de capital de las corporaciones; por el cual las corporaciones globales fagocitan las empresas de capital nacional de menor tamaño y más exitosas en todo el mundo; pero que han desarrollado tecnologías propias, mercados específicos y marcas reconocidas a lo largo de décadas; mismas que siguen funcionando ahora al amparo de corporaciones globales que buscan crear y controlar mercados oligopólicos globales.

3.- Dominio del comercio mundial por las corporaciones globales, que realizan más del 50% de los flujos mundiales de comercio como comercio intra-firma; lo que impide a los estados nación ejercer su poder de tributación, ante la imposibilidad de supervisión y contraloría de los valores de intercambio de mercancías que se sub o sobre facturan, según sea el objetivo de centralizar ganancias en un estado nación, o en ninguno; al tiempo que no se tributan impuestos en los países en donde obtienen sus ganancias;

4.- Aumento de la concentración de capital y la riqueza, principalmente a través del sistema financiero, en un puñado de individuos en el mundo, que avanza a mayores tasas que el crecimiento de la economía y que alcanza niveles de concentración jamás observados en la historia; al tiempo que crecen los miles de millones de humanos desposeídos y en condiciones de precaria subsistencia.

5.- Distorsión patológica del sistema financiero y bancario internacional, que supera por órdenes de magnitud el tamaño de la economía real, como resultado de su funcionamiento como mecanismo de especulación global; que al alcanzar tamaños descomunales en su apropiación de activos1, los hace resistentes a la lógica de la rentabilidad, y en su caso, quiebra; imponiendo a los ciudadanos el costo y pago de los descalabros y maniobras fraudulentas del sistema bancario;

6.- Las corporaciones globales y en particular el sistema financiero, han colonizado los poderes públicos de los Estados nación y reducido su poder nacional.

 

La más abierta expresión de dominación del capitalismo informacional global, es la imposición de los derechos de las corporaciones a los estados nación, con prelación sobre los derechos de los pueblos. La imposición del capitalismo informacional global a la mayor parte de la humanidad, se llevó a cabo sobre la base de la ideología neoliberal.

La lucha ideológica del capitalismo contra el avance del socialismo y el comunismo en las primeras tres décadas del siglo XX, encontró espacio para la formulación del neoliberalismo por Hayeck, Von Mises y posteriormente Friedman, principalmente.

El neoliberalismo es la ideología del capitalismo informacional global del último tercio del siglo XX, condena la participación del Estado en la economía, la existencia de las instituciones públicas y el control público del proceso de acumulación de capital; suprime el mandato ético del Estado y se le reduce a su función desnuda de protección de la propiedad privada y de los propietarios, despojando al resto de los humanos de sus derechos, incluso del derecho a la vida; convierte a los seres humanos en objetos directos al servicio de la acumulación de capital y se les despoja de su dignidad y derechos como humanos y como trabajadores;

Coyuntura histórica mundial y cambio de la posición geopolítica de los Estados Unidos de América en el sistema internacional de estados nación. (Fundamento sobre las causalidades de los cambios en la estructura de poder global y su impacto sobre México)

Las afectaciones a la democracia y al poder político en los estados nación, por parte de corporaciones globales actoras del capitalismo informacional global, se lleva a cabo de manera muy significativa, a través del control de los medios electrónicos de información e Internet, que ostentan los imperios mediático globales.

Estados Unidos avanza rápidamente en la instalación de un ciberestado global hiper-vigilante de la ciudadanía, y explotador del conocimiento de hábitos y decisiones de la sociedad, para propósitos económicos, políticos e ideológicos.

El emerger de China, Rusia, India y la propia Unión Europea, representan un cambio irreversible del poder global estadounidense. De manera relevante, estos países y su poder financiero, económico, político y militar; reducirán de manera inevitable el poder financiero, comercial, industrial y militar de los Estados Unidos.

El unilateralismo estadounidense es cosa del pasado, a pesar de los excesos y pretensiones totalitarias de parte de su población y liderazgos que la representan.

Estados Unidos necesita subordinar a otras sociedades para contrarrestar su relativa declinación histórica y geopolítica; para ello, impone sus condiciones a otras naciones por diversos medios, vulnerando sus economías políticas, régimen político, sociedad, cultura y educación. En consecuencia, Estados Unidos busca mantener su posición hegemónica en el sistema internacional mediante la guerra multidimensional.

Para Estados Unidos, la guerra no consiste en acciones militares que llevan a cabo las fuerzas armadas: la guerra no es un acto militar, sino un acto político por el cual “estás” (autorreferencia del militar estadounidense de más alto rango) “imponiendo tu voluntad política a un oponente a través del uso de la violencia”. Para ello se debe aplicar todo el poder del que disponga el estado nación de manera sinérgica e integral, lo que incluye medios económicos, militares, de espionaje, diplomáticos, de actores internacionales aliados y todas las formas posibles de utilización del poder nacional.

América Latina ha sido la presa más constante y el campo más fértil para la expansión del neocolonialismo estadounidense, como se puede observar en la evolución política y económica de los últimos tres lustros en Venezuela, Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay, Colombia, Perú, Chile, Cuba, y Bolivia.

Es clara la forma en que los pueblos de América Latina, bajo el impulso de liderazgos importantes, apoyados en movimientos y partidos capaces de reemplazar los representantes de los intereses corporativos globales en la presidencia de varios países; habían logrado modificar la relación de poder entre los países de nuestra región y los Estados Unidos, todo lo cual tuvo, entre otros eventos significativos, el efecto de nulificar el ALCA impulsado por Estados Unidos (y México como peón de brega con Fox); formalizar la creación de la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe (CELAC) en la que no participan Estados Unidos y Canadá y otras iniciativas al amparo de una renovada identidad y acción conjunta bolivariana y latinoamericano-caribeña.

Con asombro e impotencia, América Latina observa los procesos de involución política, golpes blandos, destituciones, linchamientos judiciales, golpes directos (Honduras) y hostigamiento diplomático, mediático y político, contra los presidentes, partidos y movimientos opuestos a la hegemonía estadounidense; impulsados, financiados y dirigidos por Estados Unidos y llevados a cabo de manera conjunta con sus aliados en nuestros países.

Para México y para nuestra región, la mayor amenaza a nuestro desarrollo, paz, seguridad, soberanía e independencia, es la intervención neocolonialista promovida por los Estados Unidos y realizada de manera conjunta y cómplice con sus aliados oligárquicos en la región y en nuestro país en particular.

 

Tesis sobre la estructura de poder del Estado Nación mexicano y su relación con el poder estadounidense

La coalición oligárquica de México aliada con el poder corporativo, ideológico y militar estadounidense, se propone establecer un Estado neocolonial, en el que se establecen muros reales y virtuales para la actualización de los derechos individuales y colectivos de los mexicanos; en tanto que se abren exclusas sin control a la expansión de los intereses corporativos globales y estadounidenses en el Estado nación mexicano.

La estrategia estadounidense contemporánea de destrucción del poder nacional mexicano está en marcha desde hace tres décadas. La esencia de la estrategia de destrucción del poder nacional consiste en la total subordinación económica, que conduzca a la subordinación política y militar de México a Estados Unidos.

Dicha estrategia se ha llevado a cabo mediante la suscripción del TLCAN, del Acuerdo Marco, el ASPAN; la Iniciativa Mérida, la eliminación de la inversión 100% extranjera en la banca; suscripción de otros tratados comerciales que refuerzan al TLCAN; tratados de protección multilateral de inversiones; tratados que impiden la doble tributación y permiten a las corporaciones globales no pagar impuestos en México; creación de las Zonas Económicas Especiales; así como otros tratados recientes como el TTP, suscrito por México pero aún no suscrito por el senado estadounidense.

Estas estructuras funcionan de manera permanente y explican el límite histórico de crecimiento del 2% del PIB durante las últimas tres décadas, el nulo crecimiento del producto per cápita, la concentración obscena de la riqueza y la explosión sistemática de distintas formas de pobreza y desigualdad.

Este pacto oligárquico transnacional ha corrompido al Estado mexicano, y se ha apropiado de poderes y facultades públicas que sirven exclusivamente a los intereses particulares del capital y sus corporaciones globales de capital nacional y extranjero, especialmente estadounidense.

La irracionalidad e inviabilidad de la economía política tributaria y dependiente, bajo condiciones de neocolonialismo estadounidense, requiere como diseño para su establecimiento, permanencia y reproducción, de un estado policiaco militar controlado de manera estratégica por el poder militar, judicial y de espionaje estadounidense.

La administración geopolítica del crimen organizado por parte del Estado estadounidense, tiene como objetivo crear condiciones para el establecimiento de dicho estado policiaco militar en México.

Al uso geopolítico del crimen organizado, se suma la estrategia de sustituir a los poderes públicos de nuestro país en las Zonas Económicas Especiales, localizadas en regiones con población indígena en la que existe recursos naturales extraordinariamente valiosos; al quedar subordinados los poderes públicos a los intereses privados en estas zonas, quienes funcionan como autoridades y realizan funciones públicas de seguridad, e incluso más allá, controlan el libre tránsito de los mexicanos en dichos territorios.

ProyectoMexico-020916-d-c1

Tesis sobre la economía política tributaria y dependiente de México; su necesaria inviabilidad e inevitable colapso sistémico

La colonización de la economía política tributaria y dependiente de México, por los Estados Unidos de América y otras potencias, no tiene justificación económica, política y ética.

La historia de México en los últimos treinta años, demuestra la irracionalidad de la economía política mexicana tributaria y dependiente, impuesta por los Estados Unidos.  Durante cincuenta años (1932-1982), de manera ininterrumpida, el promedio de crecimiento anual del PIB fue de 6.5% anual, lo que permitió un aumento anual promedio del 3% anual durante medio siglo, dado el crecimiento demográfico de 3.5% en estos años. En los últimos treinta años el crecimiento promedio del PIB es de 2% anual y nulo el crecimiento per cápita. En la actualidad, el aumento de la deuda pública como proporción del PIB, del 31% al 50%, de 2013 a 2016, representa un aumento explosivo que muestra la inviabilidad de la actual economía política.

Al no existir condiciones equivalentes a las que disponen las empresas extranjeras, para inversiones productiva en los sectores primario, secundario y terciario; en tanto que los mercados nacionales pueden ser inundados sin control por importaciones, muchas de ellas subsidiadas por sus países; al disminuir el poder de compra de la sociedad mexicana por los bajos salarios; así como tener condiciones fiscales favorables a la inversión extranjera; se hace imposible el desarrollo de un mercado interno con funcionamientos sinérgicos que amplíen el mercado interno y propicien altas tasas de crecimiento.

la única forma de mantener un relativo y precario equilibrio macroeconómico, es mediante políticas que reduzca la tasa de crecimiento de la economía, lo que de manera estructural impide la generación de los empleos formales y bien remunerados que requiere la demografía nacional, así como una tributación capaz de dar sustento a las obligaciones del Estado mexicano para garantizar los derechos humanos y el desarrollo.

Esta economía política tributaria y dependiente es inviable políticamente, porque toda la ideología y propaganda es incapaz de ocultar la realidad del fracaso y de la involución nacional.

La creciente violencia del Estado y la impunidad ante los atracos y despojos de los bienes de la Nación, así como la imparable polarización social, conducen al país a una condición plástica en la historia, al ofrecer condiciones y situaciones límite, en las cuales se debe enfrentar al sistema como un todo y no tan solo alguna de sus dimensiones como realidad particular.

 

Tesis sobre las finalidades de México como estado nación en el siglo XXI

Las finalidades de México en el Siglo XXI son:

1.- Recuperar su herencia, memoria e identidad histórica, que unifique a la actual generación de mexicanos, en torno a una identidad y propósito común para el siglo XXI.

2.- Seguir siendo estado-nación libre, justo, soberano e inter-dependiente y solidario con el mundo; y atajar las fuerzas internas y externas que promueven su disolución y división en varias entidades nacionales con menor poder de autodeterminación.

3.- Guiar las transformaciones por el mandato urgente de hacer justicia inminente como resultado de decisiones de Estado, plasmadas en una Constitución que establezca derechos y deberes para la población y el Estado, para el logro de los objetivos nacionales;

4.- Asumir el compromiso y finalidad histórica inmediata, de erradicar antes del año 2030 el analfabetismo, la pobreza de ingreso y la desigualdad extrema entre los mexicanos y en particular de la discriminación/exclusión de los pueblos originarios y las mujeres.

5.- Garantizar a todo mexicano, su derecho humano a la educación, al acceso universal al agua y a una alimentación sana, nutritiva y apegada a sus valores culturales.

6.- Ser capaz de satisfacer todas las necesidades humanas de la población por el esfuerzo y trabajo de los mexicanos.

7.- Coordinar estratégicamente esfuerzos productivos y transformaciones institucionales decididas por los mexicanos, sin subordinación a ningún poder u organización internacional.

8.- Realizar los objetivos estratégicos con los propios medios productivos de la Nación, sin ninguna dependencia económica externa de corporaciones o gobiernos extranjeros.

9- Utilizar, preservar y transformar con valor agregado propio, los inmensos recursos naturales de los que dispone, como ejercicio legítimo del derecho humano de disponer de estos recursos para el propio desarrollo.

10.- Destinar al menos el 2% del presupuesto púbico nacional para desarrollar capacidades productivas, científicas, tecnológicas y digitales propias, en todos los sectores de la economía del conocimiento, desde la conceptualización científica, el diseño y desarrollo tecnológico, la innovación productiva y la transformación de procesos de producción y productos.

11.- A través de un renovado pacto social que recupere los mandatos de soberanía, lograr el desarrollo pleno de las capacidades humanas de su población, en relación sustentable con la naturaleza.

 

Tesis sobre el sistema de políticas de Estado necesarias para la libertad, justicia, soberanía y desarrollo, para que México realice sus finalidades en el Siglo XXI

Proyecto histórico propio y no de poderes e intereses extranjeros. Los mexicanos debemos pensar y decidir nuestro futuro por nosotros mismos y definir nuestro nuevo régimen político, económico y social.

La recuperación del proyecto histórico de desarrollo de los mexicanos en el siglo XXI requiere establecer políticas de Estado para su realización. Ante la complejidad de la realidad mundial, el funcionamiento del capitalismo informacional global y su relación con los estados nación, es indispensable diseñar políticas de Estado que permitan la realización de las finalidades nacionales.

La política de estado debe ser factor de cohesión de la fortaleza del estado-nación, ante las posiciones, intereses y dinámicas de las fuerzas económicas de la globalización, que tiene precisamente la lógica contraria, de promover fuerzas centrífugas que disuelvan la cohesión y tejido productivo, ético y político del estado nación;

Toda política de estado debe contribuir a la autodeterminación de la colectividad nacional, del conjunto del país, del estado-nación, como entidad jurídico-política que se ha ido construyendo en la historia con sus esfuerzos, luchas, sacrificios, en una lenta construcción de una identidad y ética propia, en el conjunto de la historia de la humanidad. Por ello la política de estado debe ser fundamento práctico de la soberanía nacional, entendida como la capacidad de autodeterminación de la comunidad nacional, como la libertad de todos en tanto que comunidad nacional.

 

Objetivos generales de las políticas de Estado para el desarrollo de México en el siglo XXI

Representación auténtica del Pueblo mexicano en los poderes públicos. Esta es la primera condición para modificar la involución histórica de México y recuperar el proyecto histórico de desarrollo de nuestro país.

México debe establecer una política educativa de Estado para restaurar el proyecto histórico de desarrollo. La recuperación del poder nacional, es decir, de la potestad de los mexicanos sobre sí mismos, que elimine la condición de dependencia y sujeción a poderes externos, tiene como un soporte insustituible y necesario, el establecimiento de una verdadera política educativa de Estado.

La soberanía agroalimentaria y nutricional es de vital importancia para todos los mexicanos, y será considerada como un tema de seguridad nacional, por eso se reconocen las siguientes dimensiones: importancia económica, social, pluricultural, y de biodiversidad de ejidos y comunidades indígenas de México, territorio, biodiversidad, agua, financiamiento, comercio interior y exterior, desarrollo energético, producción de semillas, producción nacional de fertilizantes adecuados a las condiciones edafológicas y biodiversas de cada región, administración de sistemas de almacenamiento, sistema de precios de garantía (rentabilidad), sistemas nacional y regionales de industrialización de bienes y productos agropecuarios, se someterán a una planeación estratégica nacional, sustentada en presupuestos multianuales que reconozca el rol estratégico y fundamental de ejidos y comunidades indígenas mexicanas como organizaciones económicas y pluriculturales.

La inversión extranjera directa causa especulación y alta rentabilidad financiera a los agentes bursátiles, sin reportar beneficio para la economía real y a la población, lo que ha creado una estructura productiva dependiente de las importaciones de dichos bienes, que no conduce a la industrialización de México, sino a la pérdida de su capacidad industrial propia.

Se han perdido millones de empleos en la industria y miles de empresas manufactureras.

 

Tesis sobre la estrategia política para realización de los fines nacionales; la recuperación del poder nacional y sus fases de desarrollo durante 2018-2024

El desafío histórico de México es recuperar su independencia y soberanía ante el capitalismo informacional global y la política neocolonial estadounidense.

El Pueblo de México tiene el derecho de resistencia ante la pérdida de la libertad individual causada a sus integrantes sometidos a condiciones de pobreza extrema; y del país en su conjunto ante el sistema de poder internacional.

De la resistencia del Pueblo de México, al pleno ejercicio de su derecho de soberanía plasmado en el Artículo 39 de la Constitución, el pueblo de México debe tener la capacidad de hacerse representar, legal y legítimamente en los poderes públicos.

Los movimientos sociales, en la medida que buscan incidir en las organizaciones de representación política y en el gobierno, en lugar de considerarse a sí mismas como representación directa de la sociedad, se auto limitan en su capacidad de modificar la estructura de poder. La relación entre movimientos sociales y partidos políticos, no es sencilla ni se puede resolver de manera superficial.

El criterio fundamental es el auto reconocimiento de las organizaciones y movimientos sociales, como realidades con dignidad y derecho de soberanía, que tienen  pleno derecho y la responsabilidad histórica de participar en las decisiones y corresponsabilidades de lo público.

Si los movimientos sociales no tienen la perspectiva de totalidad, de reconocerse en el conjunto social, y mantienen por lo tanto luchas y reivindicaciones particulares, están por definición fuera de la posibilidad de incidir en la dirección y las decisiones del conjunto.

La cuestión por lo tanto, es la discusión sobre la relación entre los movimientos sociales y los partidos políticos. Si las organizaciones sociales no tienen voluntad de incidir en las decisiones sobre el conjunto social, se auto marginan de las decisiones políticas; si los partidos funcionan según los apetitos e intereses de sus burocracias y dirigencias, y funcionan sin vinculación orgánica con los movimientos sociales, se corrompen y no tienen ninguna capacidad de representar al Pueblo.

En México se observan ambos fenómenos y tal vez ello explique la aplastante derrota del Pueblo de México ante la capacidad política de los representantes del capitalismo global y la oligarquía nacional y global en las últimas tres décadas.

El Proyecto de Nación debe garantizar el derecho a rebelarse ante el uso y abuso de la Ley para legitimar lo ilegítimo en materia económica y social.

En México existe una crisis de legitimidad del sistema político nacional en todos los ámbitos. Destaca, entre estos, el ámbito de las leyes adoptadas en los últimos 35 años en materia económica y social asistencialista que, al amparo del ordenamiento jurídico, han cancelado el ejercicio democrático y soberano de la sociedad para rebelarse a las decisiones tomadas por la tecnocracia asentada en el poder público y solapada, cuando no impulsada también por los grupos políticos y económicos que velan únicamente por sus intereses, sin cuestionar la legitimidad de leyes injustas que afectan a la mayoría de la sociedad.

Un nuevo Proyecto de Nación debe “desnaturalizar la economía” e impedir la incorporación de normas económicas que quieran presentarse como leyes inmanentes e inobjetables para devolverle a la economía política su carácter de actividad humana, de instrumento de justicia social, de distribución de la riqueza, de reducción de la pobreza y de equidad en el acceso para todos los mexicanos a las oportunidades para su desarrollo, así como garantizar el usufructo de los recursos naturales en beneficio de todos los mexicanos y mantener la soberanía para decidir cuándo, cómo y con qué propósito establecer convenios en materia de cooperación con otros países o bloques de países, para el desarrollo económico de México, siempre anteponiendo el interés nacional, frente a los intereses económicos trasnacionales.

Aunado a lo anterior y como un aspecto relevante un nuevo Proyecto de Nación debe garantizar la posibilidad de que las personas accedan a todos los derechos humanos y se desarrollen integralmente en una sociedad que participe en forma determinante para objetar y, en su caso, modificar o abrogar aquellas leyes que se establecieron ilegítimamente o impedir que se establezcan nuevas leyes de manera ilegítima que y que afectan los intereses de la sociedad en su conjunto, o que por cambios en el devenir histórico ya no cumplen con los atributos de justicia, equidad y eficacia que en su momento pudieron justificar su incorporación al marco jurídico.

 

El documento completo puede leerse en el siguiente enlace  http://www.ceen.org.mx/2016/09/05/mexico-libre-justo-y-soberano-en-el-siglo-xxi/

Deja una Respuesta

Tu correo electronico no será publicado.